Las organizaciones desarrollan su actividad, hoy en día, en un entorno complejo que es difícil de gestionar con recursos limitados. Se enfrentan a conflictos de diversa índole como problemas en los servidores, cuellos de botella en el rendimiento e incidentes en la infraestructura provocados por problemas en la configuración o la falta de herramientas de supervisión de los sistemas.

Para hacer frente a estos desafíos, las empresas confían en proveedores que ofrecen un servicio proactivo. En la actualidad, ofrecer servicios proactivos es un valor en alza y es clave para aumentar la satisfacción de los clientes en toda organización.

¿Por qué le interesa a tu empresa ofrecer un servicio proactivo?

Ofrecer un servicio proactivo es muy beneficioso para las organizaciones, ya que es un motivador de muchas ventajas:

1.- Reducir el riesgo. Contar con un servicio proactivo que realice una supervisión constante para detectar incidencias más rápido es clave para poderlas solucionar antes de que afecten a la actividad de la empresa.

2.- Aumentar la productividad. Adoptar una actitud proactiva reduce las incidencias IT y disminuye su impacto en el día a día del negocio. Evitar interrupciones de la actividad es clave para que los procesos sean más productivos.

3.- Optimizar los costes. Avanzarse a las incidencias que puedan surgir es básico para prevenir desastres informáticos que pueden suponer cuantiosos gastos económicos para la empresa.

4.- Incrementar la efectividad. Implementar un servicio proactivo es muy importante para que los profesionales del departamento técnico puedan adelantarse a los fallos y programar soluciones probadas para errores comunes. Un procedimiento que aumenta la rapidez y la efectividad de la resolución de incidencias.

En los últimos 40 años muchas empresas han confiado en los servicios proactivos de SCC para mejorar la gestión de su infraestructura. Unos servicios muy valorados también actualmente por los pilares sobre los que se fundamenta.

Los pilares de los Servicios Proactivos de SCC

Estos son los fundamentos sobre los que se sustentan nuestros servicios proactivos:

Puede que te interese:  ¿Cómo realizamos los Servicios Gestionados MSS?

1.- Confianza: Confiar en nuestros Servicios Proactivos  es una garantía, ya que están respaldados por altos niveles de calificaciones y acreditaciones y los soportan las relaciones con los proveedores líderes en la industria.

Apostar por estos servicios ofrece a las empresas, además, la seguridad de que la configuración de sus servidores es la óptima y que estos se encuentran en perfecto estado para funcionar a pleno rendimiento.

2.- Supervisión constante: Implementar Servicios Proactivos permite a las compañías beneficiarse de herramientas de monitorización de sistemas para alertar en caso de fallos de rendimiento, cuellos de botella e incidentes.

Gracias a este servicio, un equipo 24×7 se encarga de supervisar proactivamente los elementos de la infraestructura, incluyendo discos y cintas de almacenamiento, hardware de servidores y sistemas operativos.

3.- Mantenimiento técnico habitual: Contar con nuestros Servicios Proactivos habilita un mantenimiento técnico habitual para asegurar un estado óptimo, incluyendo elementos como la gestión de la capacidad, gestión de firmware y parches, análisis y gestión de históricos, auditorías de seguridad, protección de los sistemas y gestión de los servicios de directorio.

SCC proporciona a las organizaciones un servicio proactivo en la modalidad de Servicios Gestionados para que estas puedan avanzarse a sus necesidades y puedan así mejorar los procesos para incrementar la rentabilidad del negocio.

SCC- CTA SERVICIOS GESTIONADOS