Prepararse para el futuro es actuar en el presente. La transformación digital no puede detenerse. El cuidado de los datos y las conexiones seguras, tampoco. La tecnología de red del futuro debe estar lista para los retos que supone una infraestructura cloud, especialmente en las organizaciones, ya sean privadas o públicas.

Seguridad, confianza y análisis, son hoy palabras clave que deben ser muy tenidas en cuenta si se quiere maximizar las oportunidades. No se trata solo de modernizar, sino de transformar la red para que sirva mejor a los intereses de los usuarios.

Gracias a estos desarrollos los sistemas han crecido exponencialmente en complejidad, sobre todo con la adopción de nuevos modelos de distribución de software como el SaaS y las aplicaciones basadas en la nube. El mundo que viene ofrece ventajas, multiplica la productividad, pero también encontramos determinados retos.

El 97% de las agencias gubernamentales han tenido que enfrentar desafíos en la red que han retrasado o estancado las migraciones a la nube de sus aplicaciones, según Cisco. Las arquitecturas WAN tradicionales ya no pueden soportar las exigencias y demandas de las organizaciones, por problemas de ancho de banda, seguridad, y una mayor complejidad en todos los procesos.

Mantener unas políticas sólidas en múltiples dominios en la nube y en entorno local es complicado si no se diseñan y preparan las redes para el futuro. La solución pasa por tener unas redes desarrolladas, con soluciones como las que ofrece Cisco.  

Es decir, la suma de distintas tecnologías SD-WAN, SDA y ACI, que proporcionan un modelo que simplifica la conectividad, optimiza los enrutamientos de información, las políticas de seguridad y segmentación.

Con el SD-WAN, la solución WAN definida por software de Cisco, se simplifican los procesos, se pueden obtener análisis de redes e implementar políticas en tiempo real, y dirigir el tráfico entorno a los problemas de la red.

Esto ayudará a las empresas a hallar las soluciones rápidas que necesitan, con una experiencia predecible de las aplicaciones, aumentado el control y la capacidad de decisión, y protegiendo a los usuarios, aplicaciones y dispositivos.  

Las Plataformas de acceso definido por software (SDA), por ejemplo, ayudan al crecimiento ordenado y seguro de la infraestructura del extremo de la red. Otorgan controles de acceso automatizados, niveles seguros de segmentación de usuarios, y favorecen implementar políticas correctas mediante una única estructura sólida. Ofrecen una gestión simplificada de la infraestructura, con mayor visibilidad y análisis, y garantizan el control sobre los dispositivos del Internet de las Cosas mediante fórmulas de microsegmentación, creando un sistema amurallado.

La Infraestructura Centrada en Aplicaciones o ACI reduce los costos y la complejidad del sistema. Se trata de una arquitectura innovadora que proporciona Cisco, y que opera en el centro de datos, como en la nube y la red WAN de la organización, dando respuesta a las necesidades de sus aplicaciones.

Permite migrarlas desde cualquier lugar. Reduce el tiempo de implementación. Genera novedosos aportes de seguridad y conectividad, con un modelo de cero confianza (zero-trust), habilitando solo flujos de comunicaciones que hayan sido autorizados de un modo explícito.

Las soluciones de Cisco, de este modo integradas, ayudan a tener una red lista para el futuro. La organizaciones deben ser capaces de adaptarse y de mantener el control aplicando unas políticas efectivas y sólidas. Se trata de obtener un rendimiento de la red mayor y predecible, menor latencia, y backups de datos más seguros.

Una nueva forma de enfocar el mantenimiento y el desarrollo de proyectos en la infraestructura. Una base confiable, que simplifique la administración y mejore el acceso en tiempo real de las aplicaciones que trabajen con los elementos más críticos de la organización.

CTA eBook: La Ciberseguridad de Cisco