En un mundo cada vez más digitalizado, donde España se sitúa en la séptima posición del Índice de Economía y Sociedad Digitales de la Comisión Europea,  las empresas se enfrentan constantemente al desafío de optimizar sus operaciones, aumentar la eficiencia y reducir costes. En este contexto, la adopción de tecnologías avanzadas como la nube híbrida emerge como una solución estratégica que combina lo mejor de dos mundos: la nube pública y la nube privada.

La nube pública proporciona muchos beneficios a las compañías, pero también genera ciertos retos que deben ser abordados de manera proactiva y estratégica para garantizar una implementación exitosa y segura.

Los desafíos de la nube pública

La nube pública ha atraído a las empresas por  la simplicidad que ofrece este modelo, donde la infraestructura, el espacio y el personal son gestionados por proveedores externos. La facilidad de despliegue y la flexibilidad para escalar recursos según las necesidades del negocio también han sido factores determinantes en esta migración.

Sin embargo, a pesar de las ventajas que la nube pública puede ofrecer, un número significativo de empresas están reconsiderando su adopción debido a varios desafíos. Según datos del mercado de EE. UU., el 85% de las empresas que han migrado a la nube están considerando volver a operaciones tradicionales de datacenter y, de ese porcentaje, el 79% ya lo ha hecho. Este fenómeno puede atribuirse a la complejidad y los costes asociados con la gestión de infraestructura en la nube pública, que incluye la necesidad de personal altamente calificado y certificado.

Las ventajas de la nube híbrida

Es aquí donde entra en juego la nube híbrida como una alternativa atractiva y pragmática que combina la simplicidad y flexibilidad de la nube pública con el control y la seguridad de la nube privada.

De esta manera, al migrar hacia un modelo híbrido, las organizaciones pueden mantener el control sobre ciertos aspectos críticos de su infraestructura mientras aprovechan los beneficios de la nube pública cuando sea necesario.

Puede que te interese:  Descubre el poder y la versatilidad de la nube de Amazon

Además, al mantener ciertos datos y aplicaciones en una infraestructura privada, las organizaciones pueden cumplir con los requisitos de cumplimiento y proteger información sensible de manera más efectiva. Al mismo tiempo, la interoperabilidad con la nube pública permite una mayor agilidad y capacidad de respuesta a las demandas del mercado.

Por otro lado, su implementación permite lograr un ahorro significativo en inversiones de hardware, hasta un 40% según estimaciones y, al utilizar recursos de múltiples nubes de manera integrada y eliminar la gestión de los distintos elementos de la infraestructura y destinar al personal de TI a actividades de valor, las empresas pueden optimizar aún más sus costes operativos.

Pero con la nube híbrida no solo se pueden obtener beneficios operativos y financieros a corto plazo, sino que también se pueden lograr ventajas a largo plazo. En este sentido, las compañías pueden obtener un ahorro del 25% en coste total de propiedad (TCO).

Invierte en nube híbrida

La nube híbrida ofrece a las organizaciones una combinación única de control, flexibilidad y eficiencia y, por este motivo, para las empresas que buscan aumentar al máximo el valor de sus inversiones en tecnología, su adopción se presenta como una estrategia inteligente y viable. Al integrar lo mejor de la nube pública y privada, las compañías pueden impulsar la innovación, reducir costes y alcanzar nuevos niveles de éxito en la era digital.

¿Quieres empezar a obtener beneficios de la nube híbrida? SCC cuenta con expertos que te acompañarán en todo el proceso.

CTA- eBook Cloud-First Cisco Meraki