La solución térmica de detección de fiebre, que ya se está probando en hospitales, restaurantes y aeropuertos de todo el país, utiliza dispositivos que van desde sistemas portátiles hasta sistemas fijos de cámaras múltiples para registrar la temperatura corporal e identificar a cualquier persona que muestre signos de fiebre, con alertas en tiempo real para permitir la interceptación y ayudar a prevenir la propagación del virus.

En medio de la actual pandemia de COVID-19, las empresas se están preparando para reanudar sus operaciones y se les pedirá que demuestren que se han adoptado medidas proactivas para salvaguardar la salud y el bienestar de los empleados y los clientes en todas sus instalaciones.

Soluciones frente a la pandemia más usuales

La detección de la fiebre con diferentes sistemas desempeñará un papel fundamental en la protección de las personas y permitirá un distanciamiento social seguro, contribuyendo a acelerar la autorización de la reapertura de empresas por parte del Gobierno y otras autoridades competentes. La tecnología puede utilizarse en cualquier entorno con tráfico humano y está siendo adoptada por los diferentes gobiernos, las autoridades de transporte y los minoristas de todo el mundo.

SCC ha instalado en el aeropuerto de Bournemouth, un sistema móvil de detección de temperatura, instalado sobre un trípode en la entrada del personal. El personal de seguridad puede controlarlo, y los signos de altas temperaturas se identifican automáticamente antes de que el empleado pueda socializar con sus compañeros.

En la próxima fase de despliegue se introducirá un sistema multicámara, situado en cada punto de entrada del edificio de la terminal del aeropuerto, en las salidas y en las llegadas, que permitirá al personal de la frontera interceptar a cualquier pasajero que muestre signos de alta temperatura.

Al desplegar esta tecnología como parte de una serie de medidas, los aeropuertos pueden comenzar a reabrir sus puertas para operar con seguridad, reduciendo el riesgo de una segunda oleada de casos de COVID-19 y protegiendo a los pasajeros y empleados. La detección de la fiebre también podría ayudar a las compañías aéreas al eliminar el requisito de reducir la ocupación para permitir el distanciamiento social en los vuelos.

Cuando estemos listos para suavizar las estrictas medidas de bloqueo, veremos cambios permanentes en la forma en que vivimos y trabajamos, y todas las empresas tendrán que aplicar nuevas medidas de protección para evitar una mayor propagación de COVID-19 y otras enfermedades contagiosas reduciendo la posibilidad de transmisión.

Será fundamental que todas las compañías estén en condiciones de demostrar que existen medidas de distanciamiento social seguras, antes de que el país pueda volver a activarse, y la tecnología térmica de detección de fiebre de SCC podría ser un componente importante de las soluciones que lo permitan, ayudando a las empresas a recuperar la confianza de los consumidores y a comenzar a recuperarse del suceso económico más inaudito de los tiempos modernos.

Desde SCC, el mayor proveedor independiente de soluciones de TI de Europa, le ayudamos a responder a la crisis de COVID-19, a través de una innovadora tecnología térmica de detección de fiebre diseñada para ayudar a las empresas a prepararse para la vida después del cierre.

cta-horizontal- Ampliar información sobre SCC