Las empresas acumulan cada vez más datos. De hecho, según distintos estudios el 90% de los datos que existen actualmente se han generado en los últimos dos años. Ante tal avalancha de información, se ha creado una gran demanda de almacenamiento. Para satisfacer mejor esta demanda de espacio, las compañías están optando por contratar servicios de almacenamiento externos. Proveedores que guardan los datos de la empresa en la nube para que la información que descansa en sus servidores esté más a salvo. Empresas externas que almacenan los datos en la nube y que ofrecen  servicios con prestaciones a prueba de ataques informáticos. Proporcionan servicios “Disaster Recovery” para que cuando los servidores sufran un ataque se pueda recuperar la información lo más rápido posible.

Apostar por una empresa que se encargue de gestionar los servicios de “Disaster Recovery” (DRaaS) aporta muchos beneficios a las empresas.

Disaster Recovery as a service acelera el proceso

Las compañías que cuentan con un servicio gestionado de “Disaster Recovery” recuperan los datos perdidos mucho más rápido. No habrá que esperar meses para recuperar la información confidencial perdida, sino que esta podrá restituirse en minutos.

Con la contratación de un servicio de estas características las organizaciones no tendrán que esperar grandes periodos de tiempo hasta que se puedan recuperar los datos. Podrán recuperar los archivos perdidos con rapidez, accediendo a las copias de seguridad de la información en la nube en poco tiempo.

Disaster Recovery as a service ahorra dinero

Los servicios de recuperación de información suelen ser caros. Sobre todo porque requieren de un trabajo intenso del personal IT. Muchas horas de personal técnico especializado en recuperación de información para lograr restituir los datos perdidos.

Con un servicio gestionado Cloud de Disaster Recovery las compañías no tendrán que desembolsar una gran cantidad de dinero cuando tengan que recuperar la información perdida, ya que el servicio viene incluido en la cuota que se paga a la compañía que externaliza el servicio.

Con un Disaster Recovery as a service la empresa paga sólo por el uso

Un servicio de recuperación de datos realizado dentro de la empresa supone un gran coste de almacenamiento. No obstante, en los servicios DRaaS, al guardarse los datos en la nube sólo se paga por el espacio ocupado.

De esta manera, las organizaciones también se ahorran una importante cantidad de dinero con la externalización del Distaster Recovery. Y es que, con este servicio los usuarios solo pagan en función del espacio que van ocupando y no desembolsan ninguna cantidad de dinero por los megas que no se han ocupado.

Disaster Recovery as a service mejora el acceso a la información

Como un servicio DraaS almacena los datos en la nube, estos son accesibles desde cualquier lugar. Esto quiere decir que si un ataque afecta a toda la oficina e impide trabajar desde ella, se puede acceder a la información clave para trabajar desde otra ubicación y continuar trabajando como si nada hubiera ocurrido.

Con el DRaaS las empresas pueden estar tranquilas, ya que ningún dato se va a perder.  Permanecen en la nube en un sistema protegido con las copias de seguridad necesarias para poderlos recuperar en cualquier momento y en cualquier lugar.

Con un Disaster Recovery as a Service el equipo IT puede centrarse en el negocio

Las empresas que contratan un servicio DRaaS no tienen que emplear a los trabajadores IT en tareas de respaldo ni recuperación de datos. Estos pueden dedicarse a tareas más productivas que le permita a la empresa ofrecer nuevos productos y servicios que le aporten más negocio.

Gracias al DRaaS las compañías aumentan la productividad del personal IT para que se puedan centrar en lo que mejor saben hacer.

SCC proporciona a las organizaciones el mejor servicio de recuperación de desastres para que se puedan beneficiar de las ventajas de la transformación digital.

cta-horizontal- Ampliar información sobre SCC